viernes, 13 de enero de 2017

No es el amor quien muere - Luis Cernuda

No es el amor quien muere,
somos nosotros mismos.

Inocencia primera
Abolida en deseo,
Olvido de sí mismo en otro olvido,
Ramas entrelazadas,
¿Por qué vivir si desaparecéis un día?

Sólo vive quien mira
Siempre ante sí los ojos de su aurora,
Sólo vive quien besa
Aquel cuerpo de ángel que el amor levantara.

Fantasmas de la pena,
A lo lejos, los otros,
Los que ese amor perdieron,
Como un recuerdo en sueños,
Recorriendo las tumbas
Otro vacío estrechan.

Por allá van y gimen,
Muertos en pie, vidas tras de la piedra,
Golpeando la impotencia,
Arañando la sombra
Con inútil ternura.

No, no es el amor quien muere.




lunes, 2 de enero de 2017

JUEGAS AL ESCONDITE



No me alteres las moléculas.
Mejor sal del calendario y olvida mi canción.
Para, no me marees la niebla.
Si las farolas se encienden, me pierdo
y rebusco entre la mala hierba,
mientras sueltas el globo y juegas al escondite.

Deja de alterarme los átomos.
Toma ese camino. O no lo tomes. Piérdenos.
No me hagas mucho caso. Niégalo todo.
Maréame los lunes para que vuele el domingo.
Y mira a lo lejos. Más lejos.
Hacia donde anochece.

Para de borrarme las señales de tráfico.
Mejor mira a lo lejos y baila conmigo en el salón.
Ahora, cambia el orden de las palabras,
pon en hora el reloj, más lejos, conduce.
Y, cuando acabes de robarme las dudas,
deja que me pierda en tu canción.







@pennylanebcn @invitameavivir
2 de enero 2017

domingo, 1 de enero de 2017

NO PUDE SER TACTO


Fui el ovillo de Ariadna
que se precipita al mar,
color agua inherente,
y miles de ciclos de rocas.

Fui sonrisa de niño con cometa,
después de un aguacerito.
Salto de altura
y piedra sin riñón.
Apenas.

Fui botón empeñada en abrirse.
Nada. No hay sitio para abrir la puerta.
Fui albura que cae del árbol.

¿Quién se empeña
en pintarme color ruido blanco?
Yo quiero ser arrecife de coral,
con ecosistema
que me cuente "mil cientos veces"
que la noche es un día
vistiendo trajes de sombras.

Perenne e inmutable,
como la huella.
Infundada y metafórica,
como el reflejo en el agua.
Expuesta a los cambios de temperatura,
como el hielo.
Como el punto de apoyo de una cuerda.

Pero amaneció y no pude ser tacto.
Tacto que localiza la luz difusa
o los campos magnéticos.

Y no pude, Elena,
al final, después de todo,
inventar un mundo
en el que no exista el adiós.






*boceto original publicado el 12 de agosto de 2010 Autoría: @pennylanebcn @invitameavivir